Saltear al contenido principal

19,5km

5h de duración estimada

Dificultad media-baja

Ciclabilidad del 100%

> DESCARGA AQUÍ EL TRACK

La ruta del Cid cuenta con numerosos atractivos para caminantes y amantes de la cultura castellana. Las tierras que conforman la ribera del Duero y  Medinaceli ofrecen la posibilidad de explorar la que fuera frontera entre cristianos y musulmanes y la huella de la tensión bélica que se produjo bajo el mandato de Alfonso VI, rey de Castilla. Pero también del intercambio cultural que inevitablemente se produjo entre ambos.

Esta primera etapa entre Layna y Medinaceli permite disfrutar de la gran belleza arqueológica y artística que atesora la zona; una ruta sencilla para todo senderista que, sin embargo, premia al caminante con espacios naturales muy atractivos.

Para convertir la ruta en acometible en una sola jornada, proponemos suprimir el primer tramo, el más largo de todos, entre Maranchón y Layna. El viaje comienza en la parte alta de Layna, al norte del pueblo, donde se abre un camino empedrado que desciende hasta un cruce (km 12,8) en el que se abre a la izquierda un sendero que atraviesa tierras de cultivo. Este camino discurre paralelo al río Blanco y nos lleva, sin demasiado esfuerzo, hasta Urex de Medinaceli (km 16,6), una pequeña localidad situada en un valle y atravesada por un inmenso paso elevado de 600 metros por el que pasa el tren de alta velocidad. Urex cuenta con un pequeño núcleo de artistas plásticos que a menudo convierten las fachadas de sus edificios en soporte para sus obras.

El segundo tramo arranca desde la Iglesia de San Bernabé hacia la carretera de acceso a la localidad, que va remontando el coqueto Barranco del Val. Ahí enlazaremos con la carretera que une Maranchón con Medinaceli (km. 18,9), a la derecha cruzando el túnel bajo las vías del tren. Tan solo 400 metros después, tomaremos un desvío a la izquierda (km. 19,3) que da inicio a uno de los puntos más bonitos, el descenso por la cabecera del Arroyo del Pradejón. Si seguimos en dirección noroeste llegaremos a una chopera (km. 22,3) que marca la llegada a Arbujuelo.

Arbujuelo
Arbujuelo

Coronada por dos impresionantes colmillos de piedra llamados Los Tolmos, Arbujuelo se asienta sobre una pequeña colina mencionada hasta tres veces en el Cantar. Desde este pequeño municipio tenemos ya unas excelentes vistas de la Villa de Medinaceli, el que será punto final de nuestra ruta. Además, la zona cuenta con gran atractivo para aficionados al avistamiento de aves. Conocida como el Páramo de Layna, esta área se encuentra en la Red Natura 2000.

Saldremos del pueblo por la carretera y a tan solo 800 metros (km. 23,6) se abre un camino a la derecha que nos servirá para cruzar el Arroyo del Pradejón y girar a continuación otra vez a la derecha para atravesar una zona de cultivo en dirección noroeste. La abundante vegetación hace que por momentos se pierda la huella del sendero pero si continuamos llegaremos a un puente que marca el municipio de Salinas de Medinaceli (km. 26,1), que debe su nombre a la explotación salina de la zona, conocida y trabajada ya desde los romanos. Un ingrediente fundamental no solo para elaborar alimentos sino para preservarlos al cual señores feudales y reyes aplicaron un impuesto especial que se mantuvo hasta 1869. En la actualidad, las salinas no son explotadas, pero sí se conservan sus albercas, contenedores en los que se acumulaba el agua salada extraída hasta que ésta se evaporaba. Otros puntos de interés en el municipio son el hermoso retablo de la Iglesia de Nuestra Señora de la Expectación y la impresionante Peña de San Miguel, que premia a quienes la coronan con unas espectaculares vistas panorámicas de la zona.

Saliendo por la calle principal que cruza la población, encontraremos a la izquierda nos comunica con la vía de servicio de la autovía (km. 27,4). A medida que lo recorramos, disfrutaremos de unas buenas vistas de las salinas a la derecha. A 100 metros encontraremos un paso subterráneo que cruza la autovía y que nos lleva directos a la antigua carretera Nacional II. En este tramo, sortearemos las vías del tren a través de la acera de la carretera y llegaremos a un paso elevado que nos deja ya a los pies del Barrio de la Estación de Medinaceli.

Para encarar la subida a la Villa, debemos caminar la carretera de acceso desde la misma Estación (km. 29,1). A 800 metros, justo en la primera curva de la carretera, se abre un camino de ascenso a la derecha. Un tramo corto pero exigente que nos llega prácticamente hasta la Ermita del Humilladero, un pequeño templo de estilo renacentista situado extramuros de la Villa, en el cruce de las carreteras SO-130 y SO-132. La Ermita marca la confluencia de los varios caminos que llevaban hasta Medinaceli y que era costumbre en la época marcar con construcciones como esta.

A tan solo 500 metros encontramos el Arco Romano y la entrada a la Villa, donde podremos descansar las piernas y recrear la vista, y también, la memoria, al final del camino.

Alojamientos
Ayudas y subvenciones
Información Municipal
Teléfonos de interés
Proyectos

Ayuntamiento de Medinaceli
Plaza del Ayuntamiento nº 1
42240 - Medinaceli, Soria
Teléfono 975326053
ayuntamientomedinaceli@yahoo.es

Twitter icono  Instagram icono