Saltear al contenido principal

La impronta que dejó la civilización romana en su época imperial es apreciable aún hoy al pasear por las calles de la Villa.  El arco, la fuente La canal, la calzada romana o los colmenares son sólo algunos de los restos que el visitante puede contemplar. Y de todos ellos, quizá los más icónicos son los mosaicos.

En la plaza de San Pedro encontramos el primero. Todo el conjunto se haya silueteado con varias cenefas geométricas de sogueados, trenzas, cadenetas, triángulos dentados, etc. En los extremos se representan siete casetones florales y, en los laterales, bandas alargadas con decoración vegetal. El centro de la composición se estructura en torno a un espacio cuadrangular con conchas de gallones en los lados y casetones con flores de cuatro pétalos acorazonados en los ángulos. Alrededor de estos motivos centrales se disponen casetones que albergan cascos de guerreros, peltas rematadas en círculos y escudos con hachas de doble filo.

A partir de las similitudes técnicas y decorativas con el de la calle San Gil, se ha datado en el siglo II d.C. Las dimensiones del tramo conservado son 6,20 por 5,50m, algo menos de la mitad del mosaico. El resto se introduce bajo la vivienda adyacente. Presenta una rica y variada decoración polícroma, en verde, negro, granate, blanco, amarillo y marrón.

.

El mosaico de la calle San Gil fue descubierto con motivo de la remodelación de la vivienda bajo la que se hallaba. Lo excavaron los arqueólogos C. Núñez y J.J. Fernández entre los años 1984 y 1985. Está datado en la segunda mitad del siglo II d.C. Está organizado mediante cuatro franjas de motivos geométricos y figurados, enmarcadas por elaboradas cenefas. La ejecución es muy buena, con rica policromía (negro, granate, amarillo, marrón, verde y blanco). En el panel central, rodeado por una línea de espiga, se disponían seis animales fantásticos, en grupos de dos y separados por sendos motivos de cestería. Los monstruos híbridos que se reconocen son una esfinge andante, un sátiro marino y un grifo. También se distingue parte de un pájaro que pudiera pertenecer a una arpía o sirena. Se puede visitar de manera gratuita en una sala que el ayuntamiento ha habilitado en el interior del Palacio Ducal.

El mosaico de la plaza Mayor fue excavado por Borobio M.J., Morales F. y Pascual A.C., entre los años 1986 y 1989. Su estructura y los motivos decorativos representados llevarían a datarlo en época bajo imperial (siglo IV). Todo el conjunto se organiza en torno a un panel figurado que presenta en el centro a la diosa Ceres, sosteniendo el cuerno de la abundancia y rodeada por un contorno circular de líneas entrecruzadas. Actualmente, se encuentra almacenado a la espera de un lugar apropiado para su exhibición.

Promo turística

Alojamientos
Ayudas y subvenciones
Información Municipal
Teléfonos de interés
Proyectos

Ayuntamiento de Medinaceli
Plaza del Ayuntamiento nº 1
42240 - Medinaceli, Soria
Teléfono 975326053
ayuntamientomedinaceli@yahoo.es

Twitter icono  Instagram icono